Por amr al arte
Ultraversal • Foro Poético-Literario Comunidad Ultraversal • Arte Solidario Revista Ultraversal • Mensuario digital gratuito de escritores ultraversales

La búsqueda

(Porque sigo buscando en  cajones y entre libros...)


Voy con el alma rota, a la deriva, 
y nazco para hundirme
en todas las que soy.

Lo importante es volver de cada muerte
levantarte sin fuerzas y seguir caminando
por la acera invisible que tolera
las pisadas insomnes de los desesperados.

Voy registrando todos los lugares.
He revuelto roperos,
he destripado libros y colchones,
arrancado las plantas
y hollado los parterres.
He buscado en los nudos de los árboles
y en todos los bolsillos.

¿Por qué cuando me miran mis ojos reverberan
de pájaros que pasan sin descanso?
¿Por qué tiemblo?
¿Por qué esa desbandada
que asola mi memoria?.

¿Qué es lo que no hallo
aunque derribe
los pilares del cielo?

-------------------------------------



Nos vamos
quedando
solos.

Alguien se preocupó por clavar la memoria
a las paredes,
por llenar de la misma agua
los jarrones
y las flores
dibujaron el mismo aroma desbandado
de libros y de olvido en los lugares
en los que acontecemos
sin darnos cuenta que nosotros mismos
hemos cambiado ropas y ventanas
para inventar un parque y una fuente
con el aroma incierto de lo inmutable

porque así lo queremos.

Y nos fuimos
quedando
solos.

Enrico Espino

------------------------------

Y nos fuimos
quedando
solos.

E. Espìno


Vengo a contarte aquí por qué me ahogo
en la bruma recóndita del alma.


Soy una sola más entre los solos
mojada de memoria hasta los huesos.
Una mujer cualquiera
suicida del impulso que me lanza
inevitablemente
a la melancolía de mis subterráneos.

Posiblemente tenga como tú
la sangre roja y la saliva blanca
y nocturnos escuchen mis oídos,
pero clavo mi nombre por los árboles
 sin que pueda llegar a comprender
la huída al interior de mi memoria.

Hoy vengo a preguntarte
por qué mi voz es negra y tengo miedo
de tanta negritud en la mirada.
Por qué una mujer
no puede componer el puzzle de sí misma.

¿Puede ser que algún dios haya excretado
en el centro de mí su semen negro?



-------------------------------


Vengo a contarte aquí por qué me ahogo
en la bruma recóndita del alma.
Isabel Reyes




Vienes de noche a visitarme
con tu mirada larga de misterio;

hago un gesto indolente
como para que no me duelan demasiado
estas ganas de asilarme entre las voces

y entonces se me ocurre que es la hora
de dar el último paseo grave
a través de la casa silenciosa,
de cerrar puertas y ventanas,
de comprobar que existan los candados
en cada puerta inevitable y veo
que estén corridas todas las cortinas

y llegas − cuando aún no he terminado
de asegurarme en mí, como sabes
sólo los solos
sabemos−

a hurgar en los cajones de las facturas viejas,
a ver qué frasco de pastillas tengo
para las noches del insomnio,
a revolver olores de alacenas y sillones cansados
hasta ordenarlo todo como memoria antigua

−litografías de Monet,
campos de trigos de Van Gohg,
un vaso de vino,
la albahaca del huerto:

pero no alcanza el inventario−

y me descubres en tu propia
tristeza.

Entonces canto,
en la bruma recóndita del alma,

para acallarnos juntos
mientras la noche pasa, y la melancolía.



espino

--------------------------------------

para acallarnos juntos
mientras la noche pasa, y la melancolía.

Enrico Espino

He vestido mi casa de domingo
y desbordan de hortensias mis balcones
ni se escucha la espera de los pozos
que aguardan impertérritos el agua.

Puede ser que el invierno
haya venido aquí por sepultar
tanto viejo dolor y tanta lágrima
Bajo la nieve sueño los caminos
con golpes de timón hacia el futuro
sin echar leña a un fuego de nostalgia.

Mi casa redecoro
con cuadros de color impresionistas
y me los cuelgo del d'Orsay del alma.

Porque empieza el retorno
a la nueva mujer que está a la espera
de volver del exilio de su vida
subida en el bastión de su nirvana
tirando a la basura viejas sombras
y algunas geografías algo amargas.
Una mujer que cierra para siempre
angostos laberintos interiores.

Hoy no me siento sola con mis mapas.
Te invito me acompañes en la diáspora.

--------------------------------------
Hoy no me siento sola con mis mapas.
Te invito me acompañes en la diáspora.



Cuando la ciudad quedó tan lejana
y las estatuas rïeron sus adioses
y me convertí en un solo con su sombra;

yo te encontré de este lado de la lluvia
entrevistando al silencio con silencios

−y es que nadie pudo hacer un preludio
más inequívoco y claro que una tarde
de labios callados−

−Ten −me dijiste, con solo tu mirada.
Pero yo quemé los mapas del regreso.

espino

-------------------
nadie pudo hacer un preludio
más inequívoco y claro que una tarde
de labios callados



Sólo te dije "dame"
e interrumpió la lluvia el aguacero
después de haber compuesto sinfonías
en sol bemol mayor para dos bocas.

El mundo se detuvo
al eco de la fuga y contrafuga
-contrapunto de solos una tarde
en que el silencio se vistió de música-

Hoy ha vuelto a llover
y sé que volverás a por los mapas
que a ritmo de crepúsculo
enterré con cuidado entre mis médanos.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...