Por amr al arte
Ultraversal • Foro Poético-Literario Comunidad Ultraversal • Arte Solidario Revista Ultraversal • Mensuario digital gratuito de escritores ultraversales

Del derecho y del revés

Intentaré escribirme del derecho
sin torcer los renglones. Soy feliz.

Y podréis entenderlo si captáis
que mi palabra siempre es provisoria:
soy  capaz de cortar las tempestades
y espejos interiores de mis lágrimas,
enternecerme con la faz de un niño
con la triste certeza
de que su inmensidad dura un momento

Me escribo del derecho
y me queman los párpados de rabia
si no puedo asumir la geografía
del hombre que malvive en la miseria.

Si escribo del revés
puedo tener mil playas en los manos
y doblar todo el mar como un pañuelo
que recoja los llantos de los mapas.

Me escribo del derecho
cuando huyo en un pétalo de luna
de lo superficial e innecesario.
Soy la brizna pequeña, el infinito,
soy el sol en el centro de mi rostro
con la respiración honda y serena
y un corazón en música de folk.

Me escribo del derecho
y amo la vida, sí, y amo a los hombres.
Mi horizonte está en paz y suena y canta
la gente alrededor.

Por eso y mucho más nada os suplico.

Dejad que sea yo quien se reinvente.

Charada


Abrigué con el cálido sol de la alborada
silencios astillados, escarchas, soledades,
-me vomitaba el cielo sus ácidas verdades
y un ramito de muérdago fue símbolo de nada-.

Disgregado mi mundo, compuse una charada
con los hielos del alma y sus acuosidades
y restauré las partes de mis rotas mitades
con hilos agridulces y retales de albada.

Siempre al final del túnel se retira la sombra
que anuncia  los umbrales de los desasosiegos
con las manos alígeras del aire de la vida.

Tristemente herrumbrosa la soledad me nombra
más pretendo encender en mi carne los fuegos
y vivir con pasión mi tiempo de partida.

Desaliento


Mi alma añora el júbilo en la lejanía, conspira contra la amargura y fuma abrazada a mis poemas mientras copia el añil homicida del cielo.

A veces y a deshora, sale y apura venenos de vampiro y trata con serpientes que mienten de forma esdrújula.

Luego regresa de nuevo bajo su techo, tal y como partió: gravemente enferma.

Compartimos las dos el mismo desaliento.

Mujer de viento




Qué verdad es verdad y qué mentira cierta
es este laberinto de esdrújulas de fuego
cuando puedo doblar el mar igual que un pliego
o resumirme en dédalo por mantenerte alerta.
Yo soy ese misterio, primavera en tu huerta,
de fuentes y azaleas y el vino no escanciado
en jícara de arcilla que se duerme a tu lado
jugando con el aire del filo de tu boca.

Soy la mujer de viento que al viento descoloca
y cometa en las manos de un hombre desnortado.

Insumisa


Creedme cuando digo que soy una insumisa
si algún hombre pretende acomodarse
al borde de mis senos.

Entonces me describo transparente
para dejar las cosas en su sitio.

No soy mujer al uso, sólo soy
un enigma que escribe en tinta roja
y cambia de color si acaso advierte
terrenos pantanosos en las huellas
de su más descarnada introversión.

Una mujer que tiene muchas tablas
a fuerza de saber de las pasiones.


Yo soy esa mujer que nunca tuvo miedo.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...